test version ☆☆☆ aktuell ☆☆☆ archiv ☆☆☆ filmkrititk ☆☆☆ kinoki films ☆☆☆ texte

Agradecimiento Ojo Cojo


Estimado equipo del Ojo Cojo Film Festival
Estimado jurado
Apreciable público

Cuando en el año 1969, Roque Dalton ganó el premio Casa de Las Américas en La Habana, por su libro Taberna y otros lugares; dedicó el significado de este premio a sus compañeros, sus hermanos, los combatientes que, en la clandestinidad de las ciudades y de las montañas de Centroamérica, pagaron por adelantado el precio durísimo de la futura felicidad de estos pueblos.

Yo estaba pensando ¿a quién podría dedicar este premio?, que recibo ahora con gran orgullo, en nombre de todo el equipo, de quienes trabajamos juntos para elaborar este documental.

Mi primera idea fue dedicarlo a la gente maravillosa que está organizando, con muy pocos recursos, un festival de cine tan trascendente y, además, muchos proyectos interculturales altamente necesarios. Pero, si ustedes me dan un premio y yo les dedico el significado del mismo a ustedes, esto se convierte, de cierto modo, en un círculo que, por virtuoso que sea, no abriría mayores perspectivas.

Mi segunda idea fue dedicar lo que este premio significa, a la misma gente a quienes Dalton dedicó el suyo: a esa generación de guerrilleras y guerrilleros que lograron cambiar completamente la cara política del continente latinoamericano. Lo que en los tiempos de Dalton era un continente de dictaduras sangrientas -que bajo los auspicios de las agencias estadounidenses mataron a sindicalistas, feministas, marxistas y rebeldes- las luchadoras y los luchadores de clase lo convirtieron en un continente rojo, donde aún prevalecen las consciencias clasistas y las posturas anticoloniales, de las cuales tenemos mucho que aprender, nosotras y nosotros aquí en Europa. Nosotros los europeos, herederos del colonialismo, que muchas veces disfrutamos de esta herencia sin conciencia de ello, sin asumir esa responsabilidad.

Entre aquellos a quienes Dalton dedicó su premio, está Salvador Sánchez Cerén, excomandante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), hoy día, Presidente electo de la Republica de El Salvador.

Entre aquellos a quienes Dalton dedicó su premio, está también Santos Lino Ramírez, que murió de cáncer el pasado jueves 2 de octubre en El Salvador. Santos Lino Ramírez fue el comandante Chele Cesar del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, quien luchó 20 años contra la oligarquía salvadoreña, misma que, solamente con un apoyo de 3 millones de dólares diarios por parte de los Estados Unidos, podía mantenerse en el poder contra un pueblo sublevado en armas. Santos Lino es uno de los testigos, que ya sabiéndose enfermo de cáncer, se atrevió a hablar frente a nuestra cámara, de los acontecimientos dentro del Ejercito Revolucionario del Pueblo que condujeron al asesinato de Dalton.

Después de los acuerdos de paz, en 1992, Santos Lino fundó una cooperativa para montar una salinera. Pasados tres años de trabajos e inversiones, se lograron producir las primeras toneladas de sal. Pero el gobierno derechista abrió el mercado salvadoreño para importaciones de sal más barata, la cooperativa fracasó y el combatiente antiimperialista Santos Lino, se vio obligado a migrar a Estados Unidos, con ayuda de los coyotes, para ganarse la vida como obrero de la construcción. Allí trabajó en un proyecto de eliminación de materiales cancerígenos, como el asbesto, de las instalaciones del Pentágono. Probablemente en estas obras se ganó el cáncer (y una absurda mala fama de trabajar para el Pentágono). Se puede decir, que el imperialismo mató al comandante legendario y militarmente invencible con la fuerza de la explotación económica.

Pero, entre aquellos a quienes Dalton dedicó su premio, están también sus asesinos. Por ejemplo, Joaquín Villalobos, excomandante del Ejercito Revolucionario del Pueblo y del Frente Farabundo Martí. Fue él quien jaló el gatillo de la pistola para matar a Dalton. Joaquín Villalobos hoy en día, usa sus profundos conocimientos de la táctica guerrillera, para asesorar a gobiernos de derecha en sus intentos de oprimir movimientos rebeldes de izquierda.

Entre aquellos a quienes Dalton dedicó su premio, igualmente está Jorge Meléndez, colaborador en su asesinato. A pesar de que hasta hoy en día, Meléndez se niega a aclarar los conflictos políticos y los celos personales dentro del Ejercito Revolucionario del Pueblo, que condujeron al asesinato de Roque. A pesar de que se niega a dar a conocer el lugar exacto en donde enterraron los restos del guerrillero poeta y su compañero, Armando Arteaga, al que mataron junto con él. A pesar de que se niega a pedir perdón a la familia de Dalton, por haber asistido al asesinato del padre, esposo, hermano. A pesar de todo esto, el presidente Sánchez Cerén nombró a Jorge Meléndez como Secretario de Protección Civil dentro del segundo gobierno de izquierda en El Salvador; sin duda una violación innecesaria y escandalosa de las altas aspiraciones morales del gobierno del FMLN.

Ustedes pueden ver que la complejidad de la historia, impide repetir la dedicatoria de Dalton, por lo menos literalmente…

Entonces, a quiénes podría yo dedicar el significado de este premio, intentando repetir el gesto del protagonista de esta historia y hacer una referencia a la gente que paga un precio duro para cambiar el mundo en uno más justo, más bello, más habitable.

¿A los que luchan contra los desalojos en España?
¿A los que tratan de impedir el tratado de libre comercio TTIP en toda la Europa?
¿A los que luchan por el derecho de todos y todas a moverse libremente en el mundo sin ahogarse en el mar o ser cocidos a balazos en las fronteras?

Roque Dalton dedicó su premio explícitamente a los combatientes guerrilleros, entre quienes participaban ya en ese tiempo muchas mujeres.

Hay voces que dicen que la muerte de Dalton comprueba que la lucha armada es, en todos los casos, un error; porque los revolucionarios que empiezan a solucionar problemas políticos con las armas, terminan por solucionar todos los problemas con las mismas y se matan entre ellos. Creo que sería un mundo más bello si todas las luchas se pudieran pelear con métodos pacíficos. Pero la tragedia es que, hay momentos políticos e históricos en los cuales no hay más remedio contra la violencia de la injusticia, de la opresión y del fascismo, que la contraviolencia, la lucha armada.

Así, yo quiero dedicar este premio y su significado a las combatientes kurdas, que en la clandestinidad de las ciudades turcas y en las montañas del Kurdistán, ocupadas por Turquía, Siria e Irán, luchan por un Kurdistán libre, multiétnico, multirreligioso y feminista. En el medio oriente, estas combatientes son perseguidas por los ejércitos de los estados que ocupan su tierra y por los fanáticos islamofascistas. En Europa, son perseguidas, ya que la OTAN hace el juego al gobierno turco y declaró organización terrorista a la única fuerza política realmente democrática en esta región: el PKK y sus organizaciones hermanas en Irak, Irán y Siria.

En enero del 2013, tres compañeras kurdas: Sakine Chansiz, Fidan Dogan y Leyla Shaylemez, fueron asesinadas en el centro de París. Hoy en día la guerrilleras kurdas están luchando en Siria, defendiendo Kobane contra Daesh, el estado islámico. Abandonadas a su suerte por Europa, defienden la región kurda de Siria, que en los últimos tres años desarrolló estructuras de autogobierno democrático.

Pienso que Roque Dalton les hubiera dedicado no solamente un premio, sino también algunos poemas. De pronto se burlaría un poquito del celibato dentro de las unidades guerrilleras kurdas, pero gozaría mucho de sus sonrisas revolucionarias. Seguramente, hubiera firmado las peticiones para enviar armas al PKK y al PYD y, de la misma forma, borrar inmediatamente al PKK de la lista de organizaciones terroristas.

Finalmente, podemos concluir con el siguiente poema que Dalton escribió en la casa secreta donde vivía, junto con su compañera guerrillera, Lil Milagro. Está dedicado a las mujeres de las que hablo, en algún sentido:

VIDA, OFICIOS
Insoslayable para la vida,
la nueva vida me amanece: es un pequeño
sol con raíces que habré de regar mucho
e impulsar a que juegue
su propio ataque contra la cizaña.
Pequeño y pobre pan de la solidaridad,
bandera contra el frío, agua fresca para la sangre:
elementos maternos que no deben alejarse
del corazón.
Y contra la melancolía, la confianza; contra
la desesperación,
la voz del pueblo
vibrando en las ventanas de esta casa secreta.
Descubrir,
descifrar,
articular,
poner en marcha:
viejos oficios de los libertadores y los mártires
que ahora son nuestras obligaciones
y que andan por allí contándonos los pasos:
del desayuno al sueño,
del sigilo en sigilo,
de acción en acción,
de vida en vida.

Gracias.
Tina Leisch.
Madrid, España, 10 de octubre de 2014.
Discurso leído en la entrega del Premio Ojo Cojo Film Festival.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen

"Ich setze voraus, dass in jeder Gesellschaft die Produktion des Diskurses zugleich kontrolliert, selektiert, organisiert und kanalisiert wird – und zwar durch gewisse Prozeduren, deren Aufgabe es ist, die Kräfte und die Gefahren des Diskurses zu bändigen, sein unberechenbar Ereignishaftes zu bannen, seine schwere und bedrohliche Materialität zu umgehen." Michel Foucault